¿Cómo cocinar arroz frito?

Arroz frito

El arroz frito tiene una consistencia dura y un poco seca, con un gusto delicioso. Para obtener la textura exacta, existe una técnica infalible, varias horas antes de preparar este plato, se preparan dos tazas de arroz, se enfría un poco, y luego se mete en la nevera.

Esto permite que el arroz se seque, con el fin de tener la textura y la apariencia de este plato típicamente asiático.

Algunas horas antes de terminar la etapa anterior, se comienza a preparar el arroz frito. En un wok o en una sartén profunda, se añade aceite de oliva o aceite vegetal. Se espera a que esté caliente y se añaden las proteínas que se han escogido para el arroz asiático. Gambas previamente peladas y lavadas, pollo, cerdo, ternera. Se rehoga durante 5 minutos y luego todo se mete en la nevera.

Si queréis hacer un arroz frito sencillo, basta con añadir unos dados de jamón y rehogarlos durante 2 minutos. Se baten 3 huevos y en una cacerola se cuecen. Se reservan para poder añadirlos después al arroz asiático.

Después se rehogan las verduras del arroz frito, 2 zanahorias cortadas en pequeños cubos, cebolla en juliana y brotes de soja. Se condimenta con sal y pimienta en función de los gustos y se rehoga 5 minutos. Luego se añade la carne y los huevos.

Es el momento de incorporar el arroz blanco que se ha reservado en la nevera. Se mezcla para que esté bien homogéneo con las verduras, los dados de jamón y la carne.

A esto se añade la salsa de soja y se remueve bien. Se constata que el arroz comienza a coger el tradicional color ligeramente marrón que ofrece un aspecto tan apetecible y un gusto tan sabroso. Una vez que todo está bien mezclado, se puede retirar del fuego.


Escribe un comentario