¿Qué es un reloj y para qué sirve?

Un reloj es un dispositivo y accesorio muy utilizado en la muñeca, el cual nos sirve para saber la hora. Los relojes de pulsera, se han venido desarrollando desde el siglo XVII. Se pueden encontrar relojes de todo tipo, desde baratísimos, hechos en base a plástico hasta costosos, los cuales son elaborados con piedras preciosas.

Hoy en día los relojes, modernos cuentan con utilidades adicionales como GPS, medidor de frecuencia cardíaca, alarma, cronómetro, muestra de la fase lunar, calculadora, barómetro, altímetro, calendario, a prueba de agua, entre otras funciones.

Es importante señalar que existen básicamente 3 tipos de relojes

  • Los analógicos: sólo tienen manecillas o agujas
  • Los digitales: tiene solo números para leer en su pantalla
  • Mixtos: son una mezcla entre relojes analógicos y digitales.

Entre las empresas más importantes de relojes encontramos a Patek Philippe, Blancpain, Jaeger-LeCoultre, las cuales son consideradas como marcas de lujo; Omega, TAG Heuer, Sinn, Breitling, Panerai y Rolex, las cuales se destacan por crear relojes robustos y fiables para los deporte y la aviación; y marcas como Casio, Timex, y Seiko, especializados en relojes como equipos multifuncionales asequibles.

A continuación te dejamos una infografía bastante completa acerca del tema, esperemos que la disfrutes tanto como nosotros…

¿Cómo surgió el reloj de pulsera?

En un primer momento, los más usados eran los relojes de bolsillo. Esos que contaban con una cadena, para poder ajustarlos y no perderlos a la primera de cambio. Fueron los pilotos de avión quienes también tenían que atarse este tipo de relojes a las piernas o al brazo, pero siempre por encima de su traje. Así podían ir calculando la distancia y el combustible que se gastaba en los viajes.

Por eso, poco a poco el reloj fue tomando nuevos tamaños y formas. Todo ello, para hacer más cómoda nuestra vida y trabajos. 

Tipos de relojes 

Se puede decir que los más básicos y usados, son solo tres tipos de relojes. Todos ellos nos permitirán medir el tiempo de maneras más precisas.

  • Reloj analógico: Las agujas son las encargadas de darnos las horas. La aguja que nos indicará la hora, será más ancha y corta que las aguja que marca los minutos. Ésta, es más alargada y más fina. La que marca los segundos, no siempre está presente. Pero desde luego, si el reloj la incorpora será distinguir porque es mucho más delgada.
  • Relojes digitales: Nos olvidamos de las agujas porque serán los números los que aparezcan en la pantalla. Los podemos encontrar en formatos de 12 y de 24 horas. Sin duda, también nos muestran tanto las horas en sí, como los minutos. Algunos de ellos pueden dejarnos ver los segundos.
  • Analógico y digital: Sí, las nuevas tecnologías también hacen posible que podamos disfrutar de un dos en uno. Es decir, del analógico y del digital en un mismo reloj. Para ello, las agujas y los números se darán cita en el mismo complemento.

No nos podemos olvidar de que dentro de todos ellos, los tipos de relojes van desde los de pulsera hasta los que nos encontramos en las torres o incluso, los clásicos relojes de bolsillo.  Variantes en formas y tamaños que han ido renovándose a lo largo de los años. 

Partes del reloj de pulsera

  • Correa: Una de las partes principales de este tipo de relojes es la malla, correa o pulsera. Es la parte que llevaremos alrededor de nuestra muñeca. Puede contar con numerosos materiales como los metálicos, el cuero o plástico.
  • El cristal: Como no podía ser menos, la parte que cubre la cara del reloj es el cristal. Suele ser resistente a arañazos y algunos, anti-reflejo.
  • El bisel: El anillo que rodea el cristal, se denomina bisel.
  • Corona: Ese pequeño botón lateral con el que ajustábamos la hora, se le denomina corona.
  • Esfera o dial: En este caso podemos decir que se trata de la zona de la caja donde vemos los números.
  • La caja: Es la cubierta de metal de nuestro reloj. Dentro de ella podremos ver todas las pieza internas de nuestro complemento. 

Desarrollo cronológico

Referencia solar y lunar: Fueron los egipcios quienes ya comenzaron a contar con algunos objetos para este fin. Gracias a la construcción de obeliscos en zonas estratégicas podían saber las partes del día. Años más tarde, llegaron los relojes de sol. Aunque eran poco precisos ya que no se podía saber la hora si el día estaba nublado. Además de esto, su inexactitud llegaría porque el sol va cambiando de ángulo con las estaciones.

El reloj de agua se construyó en la Grecia clásica. Luego llegaron los relojes de arena, que eran bastante similares a la hora de ser leídos. Por regla general, podemos decir que están hechos para medir cada hora. Es decir que cuando se vacía una de sus partes, habrá transcurrido este período de tiempo.

El paso del tiempo nos dejó los relojes mecánicos que contaban con unas pesas suspendidas de un hilo. En el año 1657 se construyó el primer reloj de péndulo. Un aparato que se basaba en las oscilación de dicho péndulo. Más tarde, llegaría a nuestras vidas el reloj digital. Un funcionamiento electrónico y con los números en la pantalla, atraían a todo el mundo. Hasta llegar a los relojes atómicos que cuentan con una frecuencia de resonancia.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.