Reflexión de la luz

Si hablamos de la reflexión de la luz, entonces tenemos que hablar de un fenómeno a través del cual podremos percibir los objetos que tenemos a nuestro alrededor. Es uno de los más importantes y que como tal, podremos presenciarlo a través del sentido de la vista.

Todos sabemos que la luz es la forma de energía que llegan a transmitir algunos objetos. A ellos les solemos llamar fuentes luminosas, donde tendremos tanto las naturales como las artificiales. Pues bien, cuando la luz sale de dichas fuentes, se propaga en línea recta. Si hay un cambio de dirección al chocar con un objeto es cuando empezamos a habla de la reflexión de la luz. 

¿Qué es la reflexión de la luz?

Tal y como hemos comentado, de manera breve, la reflexión de la luz es un fenómeno óptico. Desde ya la Grecia Clásica se comenzó a estudiar su origen y evolución. Euclides fue el que publicó las leyes de la reflexión en el siglo III a.c. Pese a todos los estudios y sus conclusiones, bien podemos decir que tenemos clara la definición de la reflexión de la luz. Se trata de que cuando los rayos de luz, alcanzan un cuerpo que no pueden atravesar, se reflejan. Es decir, hay un cambio en la dirección que ya no va en línea recta. Dicho cambio es la llamada reflexión. La luz rebota ya que no puede atravesar la superficie. Un buen ejemplo de ello es el reflejo de un cuerpo en el mar o un paisaje en el agua.

La luz y su naturaleza 

Se insiste en que para explicar, de manera más concisa el fenómeno de la reflexión de la luz, hay que conocer un poco más de su naturaleza. En primer lugar decir que la luz es una forma de energía. Será emitida por cuerpos luminosos y nosotros la veremos a través de la vista. Eso sí, lo que podemos asegurar es que la luz se puede llegar a ver desde dos perspectivas diferentes. Una de ellas es gracias a los fenómenos ondulatorios y otros, donde aparece la naturaleza corpuscular de la luz. Esto es en el momento en que interacciona con la materia. De este modo se puede decir que se puede propagar tanto en forma de ondas como en línea recta a través de los denominados corpúsculos.

Tipos de reflexión de la luz

Reflexión especular

Cuando decimos que la reflexión tiene lugar en una superficie que esté pulida y sea lisa, entones hablamos del tipo especular. Sucede cuando vemos imágenes de un objeto a partir de la luz reflejada. Esas imágenes vienen del propio objeto y pueden ser tanto imágenes reales como virtuales. Cuando un rayo de luz llega a una superficie, solo una parte es la que puede introducirse en ella.

De este modo se habla de dos rayos de luz. Uno reflejado y otro, refractado. Uno de los mejores ejemplos es el del paisaje que se refleja en el lago que tiene justo delante.

Reflexión difusa

El segundo tipo de reflexión de la luz se le llama difusa. Aquí no hay el efecto espejo de la anterior. Simplemente se trata de una opción un tanto más compleja. Gracias a la acción directa de la luz en los objetos, hace que podamos verlos sin problema.

Al difundirse la luz en cada uno de ellos, tanto nuestra vista como nuestro cerebro saben elaborar la imagen perfecta para poder distinguir todo aquello que vamos divisando. Los rayos no se reflejan y es algo que ocurre en la madera.

Reflexión extendida

Aunque las dos reflexiones principales son las anteriores, derivadas de ellas podemos encontrar algunos ejemplos más. La reflexión extendida se da cuando apreciamos una imagen un tanto difusa de manera parcial, debido al tipo de superficie donde se ha reflejado.

Reflexión mixta

Tal y como su nombre indica, la reflexión mixta es una combinación de las anteriores. Algo que puede suceder en la gran mayoría de los materiales que son reales.

La reflexión de la luz en los espejos

Cuando hablamos de los espejos, hablamos de los cuerpos opacos. Por un lado están los espejos planos que como su nombre indica cuentan con una superficie también plana. Sin duda, son los espejos que todos conocemos donde las imágenes que se reflejan son exactamente iguales al objeto o cuerpo real. Por otro lado, contamos con los espejos de tipo curvos, dentro de los que también hay que mencionar tanto los cóncavos como los convexos.

Si ya los curvos de por sí nos muestran imágenes distorsionadas, los cóncavos nos dejarán imágenes más grandes del objeto real. Mientras que los convexos, los objetos que se reflejan son bastante más pequeños. Aunque en ambas opciones, el resultado está bastante deformado de la idea inicial.

Leyes de la reflexión de la luz

Primera ley

Dice que el rayo incidente, el rayo reflejado y la recta perpendicular e imaginaria, también conocida como normal, se encuentran en un mismo plano.

Segunda ley

El ángulo de incidencia es igual que el ángulo de reflexión.

Gracias a todo ello, ya sabes que cuando estamos frente a un espejo, la imagen que vemos es derecha porque mantiene la misma posición. También es virtual porque nos vemos como si estuviéramos dentro de dicho espejo. También podemos decir que es simétrica porque, de una manera aparente, está a la misma distancia que la imagen del espejo. ¡Todo ello gracias a la reflexión de la luz!.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.