Vestimenta Litúrgica: La Ropa de los Ministros de la Iglesia

La vestimenta litúrgica es aquella que es utilizada por arzobispos y demás ministros de la iglesia católica en períodos de celebración. En las palabras del mismísimo Papa Benedicto XVI la vestimenta litúrgica es “renovar el acontecimiento interior y la tarea que de él deriva: revestirnos de Cristo, entregarnos a él como él se entregó a nosotros, siendo una profunda expresión simbólica de lo que significa el sacerdocio”.
Conozcamos las diversas prendas y el simbolismo tras cada color utilizado.

Iniciemos con el alba, el vestido que cubre el cuerpo de los arzobispos y que sirve de simbolismo para el traje que el padre le dio al hijo pródigo cuando éste volvió andrajoso a casa, así mismo también representa a la pureza del alma lavada luego del bautismo.

El yelmo que se coloca sobre los hombros recibe el nombre de ámito, simbolizando una defensa ante las tentaciones diabólicas.

La casulla es un manto que suele cubrir al alba simbolizando el yugo de cristo y la caridad.

Por su parte el cíngulo es un cordón, con una borla en cada extremo, la cual es utilizada por obispos y sacerdotes, en la Misa. El cíngulo se ciñe al alba sobre la cintura. Su significado es la castidad que los sacerdotes, y recordarles el látigo con que flagelaron a Jesús. Normalmente es utilizado en color blanco o dorado.

Con relación a colores de las prendas: el blanco simboliza pureza y gloria, el rojo caridad y la sangre de Cristo, el verde la esperanza, morado la humildad y la penitencia, el rosado la alegría y el amor, por último el azul a la Inmaculada Concepción.

Foto: La Voz de Cuba


Escribe un comentario