Vampiros: De la mitología al cine

Vampiro

Los vampiros se han vuelto a poner de moda gracias a la saga de películas adolescentes de Crepúsculo, presentando una nueva imagen para ellos mucho más idealizada según nuestros tiempos.

Pese a ello no hay que dejar de lado la presencia de estos personajes de manera general según lo que las creencias populares han otorgado, siendo así que yendo al registro cinematográfico más antiguo de ello no queda más que remontarse a Nosferatu, un tipo de vampiro muy distinto a lo que hoy en día nos muestra Robert Pattinson, destacando no tanto por su belleza o habilidades extraordinarias.

En sí los vampiros dentro de la mitología popular se caracterizan por ser seres los cuales no cuentan con la misma condición de vida de cualquier ser humano común, siendo considerados como seres no vivos que no pueden apreciar la luz del día, razón por la cual tan solo van a buscar alimento durante horario nocturno.

Es así que nos encontramos frente a seres que se alimentan de la sangre humana en base a primero clavar sus colmillos sobre la piel, sobre todo el cuello, para poder hacer que brote esta misma. Toda persona mordida por un vampiro termina convirtiéndose en uno de ellos.

Es importante señalar que en algunas culturas orientales y americanas aborígenes, el concepto del vampiro es asociado con una deidad demoníaca o un dios menor siniestro. Dentro de la cultura europea, nace de la cultura eslava, y es el concepto de ser humano quien es convertido después de morir en un cadáver activo o reviniente depredador chupasangre.

Foto: Todo depende de ti


Escribe un comentario