Tres razones para ver ‘Cosmos: Una odisea de tiempo y espacio’

'Cosmos: Una odisea de tiempo y espacio'

Apoyada en el sólido legado de Carl Sagan, ‘Cosmos: Una odisea de tiempo y espacio’ logra mejorar a la original gracias a unas espectaculares puesta en escena y banda sonora. Además, se amplían los temas tratados para resultar en la que es probablemente la visión más rica y completa del cosmos que ha ofrecido jamás un documental.

Pasado: La gravedad, los campos magnéticos… Aprenderemos a quiénes debemos los descubrimientos más importantes de la humanidad, así como cuándo, dónde y en qué circunstancias se produjeron estos. De la mano de Neil deGrasse Tyson viajaremos a las civilizaciones antiguas para comprender los motivos de su florecimiento y las causas de su declive.

Presente: ‘Cosmos: Una odisea de tiempo y espacio’ también ayuda a que nos formemos una idea bastante precisa sobre el punto en el que se encuentra la humanidad, poniendo énfasis tanto en aquello que sabemos con seguridad acerca del universo y de nosotros mismos, como en lo que todavía desconocemos, que sigue siendo mucho.

Futuro: Dejando siempre claro que el futuro es imposible de predecir (no sabemos dónde estará la humanidad dentro de 100 o 1.000 años), la serie ofrece algunas pinceladas sobre cuál podría ser nuestro destino. A corto-medio plazo el cambio climático puede provocar una catástrofe a nivel planetario, mientras que mirando a miles o millones de años de distancia, sitúa nuestra única salida en otros planetas debido a la inevitable muerte del Sol.

La nueva versión de ‘Cosmos’ es una obra didáctica de primera clase, pero sobre todo es un entretenido y emocionante canto a la tolerancia donde se difunden valores que calarán tanto en niños como mayores, ayudándonos con algo de suerte a construir una sociedad un poco mejor.


Escribe un comentario