Teoría de colores primarios con relación a la óptica

Según la teoría del color, los colores primarios son aquellos que debido a su mezcla podemos conseguir toda la rama diversa de colores que conocemos. Para ponerlo más claro, si combinamos dos de estos colores primarios vamos a conseguir un nuevo color (llamado color secundario) y si a este color secundario le realizamos una mezcla con otro color primario, conseguiremos lo que se suele llamar color terciario.

Los colores que suelen ser llamados técnicamente como primarios son el magenta, el cian y el amarillo cadmio, aunque en el mundo del arte se suele simplificar explicando que el color rojo, de frecuencia de luz baja, y el cual representa sentimientos como la furia, a la energía y la pasión; viene a ser magenta y el azul y ocupa el puesto del cian. Aunque cabe decir que pese a que sean similares no son exactamente idénticos, el rojo y azul entran en el rol de colores secundarios, aunque en el campo de luz son primarios junto al verde.

El punto es que como bien nos enseñaron en el colegio a través de temperas y lápices de color, a partir del rojo, azul y amarillo se podía crear cualquier color: rojo + azul = morado; amarillo + azul = verde, etc. Pero con la ayuda de la tecnología podemos comprobar que através de la mezcla del rojo, verde y azul podemos conseguir una paleta infinita de tonalidades distintas. Siendo el color amarillo, aquél que simboliza la agilidad, la estimulación y al sol, conseguido gracias a la mezcla del rojo con el verde. Esto nos ayudaría a entender mejor lo anterior.


Escribe un comentario