¿Se puede practicar deporte con gripe?

runner

Las personas sedentarias tienen más riesgo de caer enfermas y contagiarse con un virus que el resto de personas que practican deporte. La razón es que cuando se realiza ejercicio, se refuerza el sistema inmunitario porque la actividad física favorece la circulación de glóbulos blancos en el cuerpo. Esto también permite combatir los virus y las bacterias de forma más rápida y eficaz.

Las personas que practican con frecuencia ejercicio están, por regla general, en mejor salud y caen menos enfermas de lo habitual. Esto significa que el deporte puede efectivamente ayudar a superar una gripe.

Sin embargo, hay que tener en cuenta la intensidad de los síntomas y del esfuerzo físico que se debe proporcionar, porque si se hace demasiado o se está demasiado débil, la actividad física puede agravar los síntomas. Si os preguntáis si se debe hacer ejercicio con gripe, conviene saber que la respuesta depende en gran parte de los síntomas.

Si se tienen dolores generalizados e intensos, que os encontráis cansados, que se presenta fiebre o tos, se desaconseja practicar ejercicio, porque los síntomas pueden empeorar y el cuerpo tardará más tiempo en recuperarse. En estos casos, se aconseja tomar un poco de reposo y utilizar remedios caseros para combatir la gripe y restablecerse lo antes posible.

En el caso en el que los síntomas sean benignos y que sólo se sufra algo de moqueo, estornudos y congestión nasal, se puede practicar ejercicio a intensidad moderada. Si pensáis que sois capaces de hacer un esfuerzo físico sin comprometer vuestro bienestar, se puede practicar deporte.

Para hacer ejercicio con gripe, recomendamos las actividades cardiovasculares de intensidad moderada. Conviene practicar 30 minutos o más de ejercicio, caminar, correr a ritmo medio, hacer bicicleta, o natación.

Recordar que hacer un esfuerzo demasiado intenso mientras se está enfermo puede ser contraproducente, porque os cansáis e impedís al cuerpo recuperarse como sería deseable.


Escribe un comentario