Sauna finlandesa, definición y características

Sauna

El uso general de la terminología sauna finlandesa se asimila a una actividad de bienestar. La sauna finlandesa es un equipo que se presenta bajo la forma de una habitación o de una cabina pequeña. Generalmente fabricada de madera, la sauna finlandesa permite tomar un baño de calor cuyas temperaturas ambientes varían entre 70-100°C. El dispositivo funciona alrededor de una estufa eléctrica o de leña.

Este elemento principal abastece el calor necesario para llevar a una temperatura ideal los kiuashkivi. Es el término original para nombrar las piedras de la sauna. Estas piedras son de origen volcánico. En todo caso, deben poder fijar una buena capacidad para acumular el calor al que se ven sometidas, sin que se estallen. Cuando las piedras están bien caliente, se vierte poco a poco agua, y es el vapor liberado el que sirve para el baño designado con el nombre de sauna.

En las verdaderas saunas finlandesas la tasa de humedad varía entre el 3% y el 20%, por eso se habla de baño de calor seco. Según las necesidades de cada uno, una sesión de sauna finlandesa cuenta con un número variable de entradas en la cabina.

El primero debe en todo caso ser el más intenso y el menos largo, es decir entre 8 y 12 minutos. Hay que refrescarse fuera de la cabina, duchándose con agua fría, antes de volver a la cabina otros quince minutos. El tiempo de recuperación debe ser de 15mn es imperativo después de la ducha de refresco.


Escribe un comentario