Rubén Darío: De Nicaragua para el mundo

¿Recuerdas esas épocas de colegio, cuando los profesores nos mandaban a leer ciertas obras de un personaje llamado Rubén Darío? Si no recuerdas a este afamado autor de la literatura hispana no te preocupes que te refrescamos la memoria.

En realidad este personaje nicaraguense no se llamaba Rubén Darío, ese era solo su seudónimo. Su verdadero nombre era Félix Rubén Garcia Sarmiento. Sigamos con la biografía de este importante escritor. Él nació  en la ciudad de Matagalpa, un día 18 de enero del año 1867. Ya desde pequeño le encantaba la lectura, en especial las poesías francesas, las cuales aprendía de memoria y recitaba. ¿Quién iba a pensar que a los 12 años de edad publicaría sus primeros poemas? Entre sus obres iniciales encontramos a “La Fé”, “Una Lagrima”,y “Desengaño”.

Los años pasaron y Rubén Darío continuó escribiendo más poemas, los cuales se caracterizaron por tener una mezcla de romanticismo y tradicionalismo,y fue así con el paso del tiempo como se convirtió en el Padre de la literatura moderna de América. Su gran conocimiento por los ritmos y las rimas daban un toque especial a sus poesías.

¿Sabias también que es conocido como el príncipe de las lenguas castellanas? Así es, uno de los poetas más sobresalientes no solo de Nicaragua y Centroamérica sino de todos el continente americano y del mundo de habla hispana.

Darío, en su madurez le da un toque aún más especial a sus poesías líricas, donde abundan elementos decorativos, y resonancia musicales, haciendo que este sea una poesía mucho más refinada y elevada. Entre sus obras más destacadas encontramos a “Cantos de vida y esperanza “, y “ Prosas Profanas”.

Darío también supo componer poesías relacionadas a lo político y social, relacionado a héroes y hechos nacionales como “El Canto errante”, y “A Roosevelt”.

En sí, sus poemas hablan de temas como el ocultismo, erotismo, exotismo, cívicos y sociales.

A continuación te daremos una parte de su gran lista de poesías: Rima, Azul en 1887, tenemos también a “Coloquio de los Centauros”, la cual habla de erotismo lo que para Darío era el misterio esencial del universo, tenemos la también a “Isla de Oro”, entre otros más.

Lamentablemente en el año 1916, Rubén Darío dejó de existir, y sus restos ahora descansan en la Catedral de ciudad de Neón en Nicaragua; sin embargo para todos, Rubén Darío permanece en e recuerdo como un genio lírico hispanoamericano, conocido y reconocido universalmente.


Escribe un comentario