Ríos Europeos (Parte 2)

En una edición pasada te hablamos acerca de los 3 ríos más largos de Europa, sin embargo el viejo continente alberga a muchos más afluentes fluviales dignos de resaltar. Empecemos por mencionar al Río Don, el cual tiene 1,950 kilómetros de longitud. Se trata de un afluente fluvial que recorre el territorio de Rusia, desde la localidad de Tula, pasando por regiones como Novomoskovsk, Alford, Kemnay, Inverurie, Kintore y Dyce hasta el Mar de Azov. Debido a su extenso trayecto es considerado como el cuarto río más largo del continente.

También en Rusia destaca el Río Dniéper el cual nace en Valdai y desemboca en el Mar Negro después de un extenso recorrido de 2,201 kilómetros. Vale la pena mencionar que se trata de un río sumamente comercial, y que sobretodo es una gran ruta de transporte para Ucrania. Además te interesará saber que por aquí son muy solicitados los cruceros románticos.

Otro de los grandes ríos europeos es el Río Elba, que transcurre por Europa Central. Vale la pena mencionar que este río nace en la zona germana de Bohemia y transcurre por localidades como Dresde, Magdeburgo y Hamburgo. Sobre ella encontramos un canal navegable por donde podemos realizar paseos turísticos desde el año 2003.

Ahora vayamos a conocer al Río Loira, el cual transita por el territorio galo. Vale la pena mencionar que este afluente nace en la región francesa de Ardèche dentro de las montañas de Cevenas, y que gracias a sus 1,340 es considerado como el río más largo del país. Si optamos por realizar un crucero pos este río podemos apreciar los paisajes y castillos que se posan a sus orillas.


Escribe un comentario