Richard Nixon y el escándalo del Watergate

Richard Nixon

A pesar de que han transcurrido más de 40 años, el Watergate continúa siendo uno de los mayores escándalos políticos acontecidos en la historia de Estados Unidos. Richard Nixon (el trigésimo séptimo presidente) presentó su dimisión el 9 de agosto de 1974 como consecuencia de este escándalo, convirtiéndose en el primer presidente del país, y hasta ahora el único, en renunciar de manera voluntaria a su cargo.

El Watergate comenzó dos años antes de la dimisión de Richard Nixon, el 17 de junio de 1972, cuando cinco hombres fueron arrestados por allanar la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata, ubicada en el complejo de oficinas Watergate de Washington DC.

Al enterarse de ese acontecimiento, dos periodistas del Washington Post con gran olfato, llamados Carl Bernstein y Bob Woodward, iniciaron una investigación con el propósito de revelar a la opinión pública toda la verdad sobre el asunto. Con la ayuda de un informador anónimo, que se hizo llamar Garganta Profunda, Bernstein y Woodward tiraron de los hilos hasta llegar a un sistema de escuchas ilegales que apuntaba directamente al presidente Nixon.

Finalmente, se demostró que los principales asesores de Nixon, con el respaldo del mismo, conspiraron, robaron y violaron las leyes federales sobre intervención de las comunicaciones con el fin de obtener ventaja política. Algunos de los implicados fueron acusados y juzgados, mientras que Nixon salió airoso después de que su sucesor en el cargo, Gerald Ford, le concediera un controvertido indulto por cualquier delito federal que hubiera cometido durante su mandato.


Escribe un comentario