Razones para usar el bicarbonato para los pies

Pies

El bicarbonato de sosa es uno de los mejores productos naturales que se pueden utilizar para el cuidado de los pies y mantenerlos bonitos y sanos. Por una parte, el bicarbonato puede servir de exfoliante casero para suavizar la piel de los pies y combatir las durezas presentes principalmente en los talones.

Entre otras cosas, para el tratamiento de los malos olores de los pies y de los hongos que pueden desarrollarse en esta parte del cuerpo. El grano del bicarbonato de sosa es una opción natural para exfoliar la piel, eliminando las impurezas y dejándola mucho más suave al tacto.

Los pies se pueden beneficiar de este remedio especialmente si presentan durezas, callos y sequedad. Para realizar una exfoliación con bicarbonato en los pies, basta con mezclar dos cucharadas soperas de bicarbonato con un poco de agua, pero también se pueden añadir dos cucharadas soperas de harina de avena.

Se extiende la mezcla sobre los pies limpios realizando movimientos circulares, y os podéis ayudar con un cepillo de dientes para eliminar todas las pieles muertas. Veréis que el resultado es unos pies bonitos, bien cuidados y sedosos.

Si sufrís de mal olor en los pies y no sabéis qué hacer para eliminar este mal olor de forma definitiva, el bicarbonato de sosa puede ser una ayuda ideal porque se trata de un producto natural con una importante acción neutralizante de los malos olores y que es muy eficaz para absorberlos completamente.

Se puede utilizar de dos formas posibles. Poner dos cucharadas soperas de bicarbonato en los zapatos, y dejándolo actuar toda la noche. Utilizarlo para realizar un baño de pies desodorizante. Para ello, se añaden dos cucharadas soperas de bicarbonato en un recipiente con agua templada y se meten los pies durante 20 minutos.

Luego se secan con una toalla limpia y se aplica una crema hidratante o un desodorante específico para los pies, que ayude a mantenerlos mucho más frescos.


Escribe un comentario