Razones para comer frutas exóticas

Mango

Lichi, mango, piña…  las frutas exóticas están en la cima de su temporada este invierno. Llegados de lejanos horizontes, cada vez son más consumidos por razón de sus vitaminas. Pero, contrariamente a las frutas tradicionales, todavía son pocos los que conocen sus auténticas virtudes.

El lichi

Está en la cima de su temporada entre noviembre y finales de enero. Y las tiendas asiáticas no son las únicas que lo comercializan. La cereza de China es ideal en repostería puesto que ofrece un aroma magnífico y un color rosa ideal. Conviene saber que la corteza es oscura, cuanto más madura está la fruta​. En términos de textura, más vale elegir los lichis cuando la corteza está dura, y por supuesto no escoger los que la presentan blanda. Cabe destacar que los lichis se conservan más tiempo en un recipiente que en la nevera, alrededor de dos semanas.

El mango

Se pueden encontrar hoy en día en todos los mercados, gracias a sus diversas procedencias de la fruta: Brasil, Perú, Costa de Marfil. A pesar de todo, el mango conoce su mejor momento de diciembre a febrero. Una cosa importante que se debe saber, nunca se debe conservar en la nevera.

Por otro lado, cuando el fruto está bien verde, necesita madurar. Esto se sabe por el tacto. La piel debe estar suave y la fruta debe desprender un perfume y aroma agradable. Pero sobre todo conviene evitar las frutas que tienen manchas negras y la piel arrugada.

La papaya

Esta fruta, que crece en las zonas tropicales, y se come esencialmente en el mes de enero, hay que pelarla papaya antes de comerla. Por otro lado, la madurez del fruto es óptima cuando la piel está amarilla. Más vale escoger una papaya que tenga tres cuartas partes amarillas para que en casa terminé de madurar. Si la fruta está madura, se puede conservar en un recipiente en la nevera. En caso contrario, se puede dejar que madure a temperatura ambiente.


Escribe un comentario