¿Qué son y para qué sirven las articulaciones?

Articulación sinovial

Articulación sinovial

Las articulaciones se encuentran en la unión entre los diferentes huesos del cuerpo humano. Al contrario de lo que se tiende a pensar, no todas permiten un amplio rango de movimiento, como por ejemplo, las articulaciones de la cadera.

Las del cráneo no permiten ningún movimiento entre los huesos, mientras que en otras es muy limitado, como en las articulaciones que hay en la columna vertebral.

Te preguntarás como es posible que los huesos de las articulaciones se mantengan en su lugar. Pues bien esto se produce gracias a los músculos y a unas tiras de tejido que reciben el nombre de ligamentos.

Todas las articulaciones de libre movimiento –tales como los dedos, la cadera, la rodilla y el codo– se llaman articulaciones sinoviales, presentando todas ellas una estructura similar en la que una membrana (la membrana sinovial) recubre la articulación produciendo un líquido que lubrica el movimiento.

Por su parte, los extremos de los huesos están cubiertos por una suave capa de cartílago articular, que sirve para minimizar la fricción. La articulación al completo queda en el interior de una cápsula fibrosa, que ayuda a que se mantenga en su lugar.


Escribe un comentario