¿Qué se debe saber acerca de los preservativos?

Preservativos

Por diversas razones, muchas personas no saben cómo usar un preservativo. No se trata sólo de ponerlo bien, sino de saberlo quitar correctamente, saber dónde se guardan los preservativos, dónde se pueden comprar, etc. El uso de los preservativos protege contra las enfermedades de transmisión sexual y evita embarazos no deseados.

Hay dos tipos de preservativos en el mercado: Los condones de látex (más comunes) y los condones de poliuretano, diseñados específicamente para personas que son alérgicas al látex.

Algunas personas dejan metidos durante semanas uno o más condones en su cartera, el coche o el bolso. Esto es un error por desgracia muy común: el calor y la fricción debilitan el condón, hasta el punto de que puede agrietarse durante el acto sexual.

Por falta de información, por hipocondría o porque tienen miedo de un embarazo no deseado, algunos se ponen dos preservativos. Este es otro error muy común: los condones pueden romperse debido a la fricción.

Si es necesario, utiliza un lubricante para facilitar la penetración, reducir las molestias y evitar que el condón se rompa. Si usas condones de látex, debes usar un lubricante a base de agua y glicerina (o silicona médica). Para los condones de poliuretano, todos los lubricantes son adecuados.

Si practicas sexo anal, es importante usar un condón y un lubricante. Hay condones diseñados para la penetración anal (evitar los condones de poliuretano, no aptos para tal práctica sexual).

Es importante retirar el condón cuando el pene está erecto todavía: se retira desde la base para evitar que el semen se salga.

Después de retirar el condón, se deben lavar los genitales y las manos, para eliminar todos los restos de semen.

Los preservativos son desechables, una vez usados, hay que tirarlos a la basura y no volver a usarlos.


Escribe un comentario