¿Qué es un icono?

Icono

El icono no es una obra de arte, un testimonio del arte religioso de una época pasada, que sigue siendo un objeto litúrgico, para una iglesia o en una casa, una “mediación” de lo divino, un instrumento para la oración, y la “comunicación” con Dios y sus santos, y esto a través de la mirada y no de la palabra.

El icono no es una pintura, ni una fotografía, ni un dibujo para analfabetos o gente sin educación. Se trata de una teología visual, no de la ilustración anecdótica o histórica de los acontecimientos evangélicos o de los retratos de santos, sino Misterio revelado a aquél que sabe contemplarlo, es decir, verlo con el corazón.

El icono representa siempre a personas o a eventos relacionados con el mismo Jesucristo, “icono” del Padre. El pintor de iconos no expresa sus emociones, pero pone su arte al servicio del tema tratado: si se refiere a un santo intenta mostrar su verdadera personalidad iluminada por el Espíritu Santo; si se trata de un acontecimiento, interpreta el objeto cuyo compositor es el Espíritu Santo, al igual que un músico interpreta la obra de un compositor tratando de traducir lo que quería expresar.


Escribe un comentario