¿Qué es un fósil y cómo se forma?

Fósil

Un fósil es el resto o la huella de una planta o animal conservados desde tiempos prehistóricos de manera natural. Los fósiles se encuentran en rocas sedimentarias, depósitos de asfalto, carbón y a veces en ámbar y otros materiales.

Pese a su importancia para aprender acerca de la historia de la Tierra, no fue hasta alrededor del año 1800 que fueron reconocidos como restos de cosas que vivieron en el pasado y se les otorgó por tanto el gran valor que merecían.

La formación de los fósiles

Para que se forme un fósil, deben darse las condiciones propicias. Se ha de producir un entierro rápido en sedimentos húmedos u otro material que tienda a prevenir la erosión y excluya el oxígeno y las bacterias para impedir la descomposición.

Los moldes naturales

A veces, después de que el especímen quede encerrado en la roca formada a partir de sedimentos endurecidos, el agua se filtra a través del suelo y disuelve los restos. Esto deja una cavidad dentro con la forma del mismo, lo que se conoce como molde natural. Los moldes de objetos ligeros tales como hojas son generalmente conocidos como huellas.

Preservación de la carne y partes blandas

Lo habitual es que solamente se fosilicen las estructuras esqueléticas y otras partes duras, aunque también se dan casos en los que se conserva la carne y otras partes blandas. Los coprolitos son heces fosilizadas; las cuales ayudan a determinar los hábitos alimentarios de los animales prehistóricos.

También se han descubierto animales enteros de finales del Pleistoceno. En Siberia se encontraron unos 50 ejemplares de mamuts lanudos y un rinoceronte de cuernos largos, conservados en hielo, con la piel y la carne intacta.


Escribe un comentario