¿Qué es un 4-4-2?

Esquema 4-4-2

De todas los esquemas posibles en el fútbol, el 4-4-2 es el más común, ya que ofrece solidez defensiva y buena presencia tanto en el centro del campo como en la delantera. No es ni muy conservador ni muy ofensivo, sino que se sitúa en un término medio por el que, de entrada, suelen apostar muchos entrenadores.

El primer 4 es por la defensa. En esta estrategia, la zaga está formada por cuatro jugadores. Dos de ellos ocupan la parte central, razón por la que se les conoce como centrales, mientras que los otros dos defienden los laterales, haciendo también a menudo incursiones ofensivas. Al igual que sucede con los centrales, hay un lateral diestro y otro zurdo, aunque en la primera posición no es tan importante que sea dicha pierna la que prevalezca como en el segundo.

El segundo 4 es por el centro del campo. El dibujo aquí puede variar dependiendo de las intenciones de cada entrenador, aunque lo más habitual es que dos jugadores se sitúen en la zona de creación del juego, uno un poco más retrasado que el otro para ejercer de enlace entre la defensa y el centro del campo. Los dos otros jugadores son los volantes o extremos, cuya labor es la de penetrar la línea defensiva rival para brindar balones francos a los delanteros.

El 2 es por la delantera. Uno de ellos, el que habitualmente lleva el 9 a la espalda es el que se encarga de fijar a los centrales rivales, jugar de espaldas para oxigenar el juego de su equipo y, sobre todo, rematar a gol. El segundo delantero suele tener más movilidad. A menudo son jugadores habilidosos en los que recae la tarea de desestabilizar la defensa rival entrando tanto por los laterales como por el centro con paredes o con el balón controlado.


Escribe un comentario