¿Qué es la revolución neolítica?

Campo de trigo

La revolución neolítica –también conocida como revolución agrícola– permitió a los hombres prehistóricos dejar de llevar una vida nómada. Se trató de una transformación radical de la forma de vida de la humanidad, que por primera vez pudo crear asentamientos permanentes.

Durante cientos de miles de años, los homínidos dependieron de la naturaleza para su supervivencia. Los alimentos procedían de las plantas y los animales silvestres, por lo que un desastre natural podía tener un efecto devastador. Esto también implicaba que no podían quedarse demasiado tiempo en un mismo lugar, ya que los recursos terminaban agotándose tarde o temprano.

Esta situación cambió hace unos 8.000 años, cuando surgió una nueva forma de conseguir alimentos. Este avance revolucionario fue el de la agricultura. En lugar de que la caza y la recolección de alimentos estuviera condicionada por los entornos en que vivían, los humanos aprendieron a cultivar sus propios alimentos y criar a sus propios animales –la ganadería–.

Cereales como el trigo, la cebada, el arroz y el maíz comenzaron a ser cultivadas en diferentes partes del mundo. La revolución neolítica también significó que los animales salvajes comenzaron a ser domesticados. De esta forma, las cabras, las vacas, los cerdos y los pollos proporcionaban una fuente de alimento constante a los grupos de humanos. Básicamente, consistió en que la caza y la recolección dieron paso a la agricultura y la ganadería.


Escribe un comentario