¿Qué es la inercia?

Inercia

El principio de inercia permite explicar la sensación que se siente cuando un ascensor se pone en marcha. Si colocáis en el interior del ascensor una balanza y a una persona encima, veríamos que el peso de ésta aumenta, puesto que el cuerpo lucha para no salir del estado de reposo.

Cuando el movimiento del ascensor se vuelve uniforme, la balanza ofrece el peso real de la persona, cuando el ascensor se detiene, la balanza indica un peso inferior, porque el cuerpo intenta seguir su movimiento. La inercia es por lo tanto una de las propiedades fundamentales de la materia y puede ser definida de la siguiente forma.

Todos los cuerpos en reposo tienen tendencia a mantenerse en reposo y todos los cuerpos en movimiento tienen tendencia a mantenerse en movimiento. Se trata de un movimiento rectilíneo y uniforme.

Dicho de otra forma, los cuerpos combaten para que su estado de reposo, la dirección o la velocidad de su desplazamiento no se vean modificados. El principio físico no es la inacción, sino más bien una oposición a la variación del movimiento. Esto no se debe confundir con la expresión corriente que utiliza el término de inercia para indicar la pereza o la falta de voluntad.

Por razón de la inercia, cuando un caballo se detiene de repente, el jinete cae hacia adelante, porque su cuerpo tiene tendencia a mantenerse en movimiento. Este principio explica por qué al retirar un mantel, los objetos colocados encima no se caen.

Cuando se está cansado y sin energía, permanecéis inactivos y el cuerpo tiene tendencia a mantenerse en un estado de reposo que es difícil alterar. Moverse requiere por lo tanto un cierto esfuerzo. Cuanto más voluminoso es un cuerpo, más fuerza hace falta para ponerlo en movimiento.


Escribe un comentario