¿Qué es el house sitting?

 House sitting

El house sitting es una práctica americana que los países anglosajones adoptaron con el tiempo, y desde los años 90, este método se ha adoptado en Europa. Se trata de un método que está compuesto por dos protagonistas: el propietario y el home sitter (o inquilino).

Se trata de un sistema bueno tanto para uno como para otro. Efectivamente, el propietario de la casa puede irse de vacaciones con toda tranquilidad gracias al house sitter, que se encarga de cuidar su casa, así como los animales domésticos que tiene en propiedad.

El home sitter, a cambio, se beneficia de unas vacaciones con menos gastos, puesto que el alojamiento no le supone un problema, ya que es gratuito. Estos dos actores intercambian un servicio gratuito. Sin embargo, el home sitter no sólo se encarga de cuidar la casa, sino de pequeños trabajos de mantenimiento.

En cuanto al resto de trabajos como el jardín, el bricolaje, etc., son opcionales. La elección le pertenece al home sitter. Gracias a unas cláusulas, el propietario puede estar tranquilo en cuanto a garantías de seguridad en su casa y al cuidado de sus animales. Con este sistema se acabaron los robos, y las pérdidas de bienes y patrimonio. En cuanto a los home sitters, se benefician de la posibilidad de conocer nuevas regiones y viajar en función de sus gustos.

No obstante, si bien es verdad que todo el mundo puede practicar el house sitting, la selección es muy estricta. Por esta razón, hay empresas que se han creado online para este tipo de servicios. Para ser más serias, suelen ofrecer garantías de Responsabilidad civil.


Escribe un comentario