Psicología del color: Colores amarillo y anaranjado

Ya te hemos contado que la psicología del color y la cromoterapia se viene utilizando desde tiempos ancestrales. En ese sentido, cabe mencionar que el novelista y poeta Goethe, también era científico y fue uno de los primeros en realizar estudios sobre el tema, el intentaba mostrar de que cada uno de los colores posee una expresión específica para las personas.

Es común la relación entre colores y sentimientos, en ese sentido es importante mencionar que mientras más fuerte y cálido este sea, es algo normal que el individuo se sienta alegre o estimulado pero en el caso de tonalidades más apagadas, la persona se sentirá más tranquila y tal vez en casos extremos, deprimida (un ejemplo de esto es que blue, azul en inglés, también puede significar tristeza).

A continuación trataremos de explicar los patrones más comunes que se encuentran en los colores. En esta primera parte hablaremos pues sobre el color amarillo y el anaranjado.

Comenzando por el amarillo, un color claro, que nace de la mixtura de la luz roja y verde, simboliza la erudición y la estimulación mental. También es el color del sol, por eso está relacionado con la brillantez, fuerza, agilidad, voluntad y arrogancia. Se dice que las personas que visten de amarillo son muy sociables y atentas, y que este color despierta en el ser humano pensamientos positivos.

El naranja o anaranjado, color que nace de la mixtura de la luz roja con la amarilla, es utilizado como un color estimulante gracias a la vivacidad de su tonalidad. Se dice que es un color sumamente creativo y excelente para la oficina.


Escribe un comentario