Principales propiedades medicinales de la miel

miel

La miel tiene un efecto prebiótico notable, es decir que favorece el desarrollo de la flora intestinal, esencial para la salud. La miel es una fuente de antioxidantes, la mayoría pertenecen a la familia de los flavonoides. Estos neutralizan los radicales libres que pueden dañar las células del organismo. En consecuencia, la miel permite prevenir enfermedades del corazón, ciertas enfermedades degenerativas como el cáncer, en particular el cáncer de mama.

La miel también presenta un efecto antibacteriano, reduce la adherencia de las bacterias y crea un entorno menos propicio para las infecciones bacterianas. Por razón de las propiedades medicinales mencionadas anteriormente, las propiedades curativas de la miel también son muchas. Veamos algunas de ellas:

  • Curar la artritis.
  • Trata los problemas de bronquios, la miel contiene ácido fórmico, un antiséptico natural potente.
  • Tos persistente, por su textura, la miel calma la tos.
  • Las quemaduras, la miel ablanda la dermis inflamada y favorece la cicatrización.
  • Previene los problemas gástricos.
  • Fatiga y carencia de vitaminas, la miel es rica en sales minerales y azúcares.
  • Alivia la inflamación de la garganta, la miel actúa como sedante.
  • Trata la osteoporosis, la miel fortalece los huesos gracias al fósforo, calcio, hierro, y el cobre que contiene.

Escribe un comentario