¿Por qué tengo los senos sensibles?

Senos

Una de las principales causas asociadas a una sensibilidad de los senos es el cambio hormonal que sobreviene antes de las reglas. El síndrome premenstrual provoca una mayor producción de estrógenos y de progesterona que favorecen un ligero aumento de los senos. Éstos pueden hincharse y volverse dolorosos. Además, este síndrome puede ir acompañado de otros síntomas como irritabilidad, malestar general, dolor de cabeza, cansancio, retención de agua.

El dolor y la sensibilidad de los senos son los primeros signos de un embarazo porque la producción de hormonas suele activarse. Este desarreglo desaparece generalmente tras el primer trimestre de embarazo, porque el cuerpo se habitúa y las tasas de hormonas se estabilizan. La sensibilidad de los senos puede ir asociada, en este caso, a síntomas tales como picores en los senos, estrías y una aureola mayor y más oscura.

Si se da de mamar al bebé, es normal que los senos estén más sensibles y dolorosos que de costumbre, por culpa de la succión del bebé. Una enfermedad que puede agravar la sensibilidad es la mastitis, una inflamación de la glándula mamaria que se produce cuando la secreción de leche no se evacua correctamente y se almacena en los senos.

Durante la pubertad, la sensibilidad de los senos puede ser un síntoma natural, provocado por el desarrollo del tejido mamario y por los cambios hormonales que tienen lugar en este periodo. En este caso, las molestias en el pecho y la sensibilidad de los senos son temporales y desaparecen cuando hayan terminado de desarrollarse.

En otras ocasiones, los senos pueden estar más sensibles que de costumbre si se lleva un sujetador de tejido sintético que no se adapta bien a la piel. El roce continuo con el tejido sintético puede terminar por causar irritaciones y dolores en las aureolas. Igualmente, es imperativo escoger la talla correcta del sujetador para que el confort sea el más adecuado, y prevenir otros problemas como el dolor de espalda.


Escribe un comentario