¿Por qué no consigo adelgazar?

Adelgazar

Para adelgazar, la ensalada puede ser demasiado copiosa o representar una porción demasiado alta. Existen dos opciones, no es lo mismo tomar un muffin y un zumo de fruta que decantarse por una rebanada de pan integral, un huevo revuelto y una fruta, la diferencia es que la segunda opción representa un 50% menos de calorías.

A la hora de adelgazar conviene no fiarse de las carnes a la plancha servidas con salsas cremosas, en vez de la simple mostaza que hace que el menú sea mucho más digestivo. Basta con añadir una o dos cucharadas de salsa para hacer la diferencia, pero si se compran sándwiches preparados, se corre el riesgo de no percibir la cantidad de calorías que van dentro.

Contar los vasos de agua

Para adelgazar, un régimen correcto debe suprimir el alcohol, seis de cada siete días de la semana. Un vaso puede estropear los esfuerzos y quedarse por encima del umbral calórico que os habéis fijado. No esperéis adelgazar si os pasáis todo el fin de semana bebiendo sin sed. Se puede consumir de forma excepcional un vaso de alcohol una vez a la semana siempre que sea pequeño, y preferentemente vino o cava.

Pero no sólo la cuestión está en el alcohol, los smoothies, las uvas, el café con nata o cualquier bebida azucarada aumentan las calorías por su aporte en azúcar. Para adelgazar conviene pensar que el zumo de frutas cuenta en la ración diaria, a pesar de que se tiene la impresión de comer sanamente y además, no aporta una mayor sensación de saciedad que un vaso de agua.


Escribe un comentario