¿Por qué los pies huelen mal?

Pies

Nuestro cuerpo y los pies contienen dos tipos de glándulas sudoríparas, que producen fluidos con características diferentes en diferentes partes del cuerpo, y son en parte responsables del olor del sudor.

Las glándulas apocrinas

Emiten el sudor compuesto de agua y de otros elementos como grasas, feromonas y toxinas. Estas glándulas sudoríparas están presente en los pies, pero también en zonas como las axilas o las partes genitales. El sudor producido tiene un olor propio que es un poco más fuerte que el sudor compuesto únicamente de agua.

Las glándulas ecrinas

Están situadas en las zonas como el pecho, el rostro o las manos. Tan sólo expulsan agua, de manera que su olor es más suave, razón por la cual el sudor en esta parte no suele oler mal.

Llevamos calzado durante todo el día, lo que significa que los pies se encuentran encerrados y cubiertos de tejidos una buena parte de la jornada. Cuando se llega a casa, los pies han transpirado, una reacción del cuerpo absolutamente normal, pero que en caso de exceso, pueden causar mal olor.

Llevar calzado fabricado con materiales no adecuados, no utilizar calcetines 100 algodón, llevar zapatos sin calcetines son factores que agravan la transpiración de los pies. Y por supuesto, en un entorno oscuro y húmedo como el de los zapatos, las bacterias se sienten libres y proliferan, lo que es el marco ideal para crear un mal olor.

Los pies huelen mal porque la humedad favorece la transpiración, ayudando a las bacterias a reproducirse e instalarse. Las bacterias se nutren de piel muerta y producen igualmente residuos que no se ven, pero que producen olor al descomponerse.

Cuanto más transpiran los pies, las bacterias son más susceptibles de proliferar, generando un olor desagradable. De hecho, ciertas bacterias producen, además de residuos, azufre volátil, responsable de un mal olor intenso, parecido a la podredumbre de ciertos alimentos.


Escribe un comentario