¿Por qué bostezamos?

Chica bostezando

Te has preguntado alguna vez por qué bostezamos. La ciencia lleva mucho tiempo intentando responder esa cuestión, pero parece que los investigadores no acaban de ponerse de acuerdo, haciendo así más grande el enigma. La causas más aceptadas hasta ahora son la ausencia de oxígeno, el sueño y el aburrimiento, aunque no hay unanimidad al respecto. Ahora, Andrew Gallup, investigador de la Universidad de Princeton (EE UU), asegura que en realidad el bostezo no se produce por la falta de oxígeno, sino que se debe a la temperatura ambiente.

El estudio dirigido por Gallup ha demostrado que las personas bostezan más en invierno que en verano, reforzando así su teoría de que se trata de un mecanismo del organismo para regular la temperatura del cerebro, enfriando las neuronas. Al parecer, nuestro cerebro necesita siempre estar a una temperatura inferior a la que hay en el ambiente, algo que en los meses de calor es mucho más sencillo conseguir que cuando hace frío.

De este modo, si la temperatura ambiente es igual o superior a la corporal –o sea, en los meses de verano– se bosteza con menos frecuencia, ya que el cerebro siempre está más frío que el exterior. Sin embargo, en invierno los bostezos son la forma que tiene nuestro organismo de enfriar las neuronas y mantenerlas a una temperatura igual o inferior a la del ambiente.

Por otro lado, no siempre el bostezo sería una respuesta fisiológica, ya que un estudio de la Universidad de Pisa apunta que la empatía también entra en juego, aportando base científica al mito de que los bostezos son contagiosos.

Así las cosas, podríamos llegar a la conclusión de que no hay una única causa para el bostezo, sino que puede tener su origen en la auto-regulación de la temperatura del cerebro y en la cercanía de personas a las que nos sentimos emocionalmente unidos.

Vía | Infoniac
Foto | The Gemini Geek


Escribe un comentario