Para comprender el pecado original

 Pecado original

La noción de pecado original es relativa a la doctrina cristiana. Esta describe el pecado como una falta cometida por el hombre en el momento en el que este rechaza la comunión con su Dios creador. Dejándose tentar por el demonio, pone en duda las palabras divinas.

El hombre decide entonces llevar su existencia, independiente y sobretodo diferente de lo que Dios le reservaba. A través de esta afirmación, él mismo va a determinar la noción de bien y de mal. A partir de este instante, el hombre pierde toda relación y comunión con Dios, y comete lo que se llama el pecado original. A veces se designa a través de la expresión “pecado de Adán”.

Esta apelación se comprende por el hecho de que Adán y Eva, los primeros humanos creados por Dios a su imagen probaron el fruto prohibido. Esto les estaba prohibido, puesto que les permitió distinguir el bien del mal. Esta desobediencia conllevará su expulsión del Edén, lugar paradisíaco que Dios había creado para ellos.

Sus descendientes heredan este pecado original, y toda la humanidad se ve a partir de entonces corrompida. El hombre ve de otra manera su relación con sus semejantes y en vez de ver en él a un amigo, lo considera un enemigo. La necesidad de afirmarse y de afirmar su poder sobre el mundo crea un cambio de comportamiento.

Sin embargo, en la creencia cristiana, Dios no quiere dejar a su criatura sumida en el mal, que le conduciría a la perdición. Por eso envió a su propio hijo, en la persona de Cristo para salvar al Hombre de su pecado, dándole la vida y aceptando morir por él. A partir de este hecho, el hombre recupera la comunión con Dios y vuelve a ser el hijo feliz en el Amor recuperado de su Padre.


Escribe un comentario