Pangea – Evidencias de un supercontinente

Pangea

Si echamos un vistazo a la Tierra, poniendo especial atención a los continentes, es difícil ignorar las coincidencias que se revelan, que demuestran la existencia del supercontinente, Pangea. La costa oriental de Sudamérica encaja perfectamente, casi como si de un rompecabezas se tratara, en la costa occidental de África. Al mismo tiempo, si giramos ligeremente Norteamérica podremos acomodarla sin problemas junto a Asia y Europa.

Pero estas coincidencias no son la única prueba de la existencia de Pangea, sino que los geólogos y otros científicos examinaron registros fósiles antiguos que demuestran que en la costa oriental de Sudamérica y en la costa occidental de África vivieron las mismas plantas y animales. La misma conclusión se alcanzó con los fósiles de Norteamérica y Europa.

Todas estas abrumadoras evidencias no dejan la más mínima duda de que en algún momento, hace muchos millones de años, estos continentes estaban unidos en un supercontinente que se conoce con el nombre de Pangea.

Los científicos creen que Pangea existió hace unos 250 millones de años. El supercontinente se fue fraccionando con el paso del tiempo y los continentes se alejaron unos de otros debido a una deriva que continúa en la actualidad, por lo que la apariencia actual de la Tierra no es ni mucho menos la definitiva, de hecho nunca dejará cambiar. Algunos expertos en geología creen incluso que dentro de mucho tiempo los continentes volverán a unirse, formando un nuevo supercontinente.


Escribe un comentario