Ovnis en la Antiguedad

Ovnis

Los avistamientos de objetos desconocidos que sobrevuelan nuestro espacio no son nuevos; sin embargo, recién hace algunas décadas han comenzado a clasificarse como objetos voladores no identificados —los conocidos “ovnis”—, debido, inicialmente, a que el siglo XX experimentó numerosos fenómenos extraterrestres, muchos de los cuales han sido registrados en fotografías y videos.

Aún así, hay casos famosos que han sido silenciados, como el conocido incidente en Roswell, Estados Unidos, ocurrido en julio de 1947. Este hecho significó el inicio para la ufología moderna, pues se considera que el Gobierno estadounidense se encargó de ocultar un platillo volador e, inclusive, seres extraterrestres. Sin embargo, nada ha sido desmentido ni afirmado. No obstantes, los avistamientos en otros partes del mundo han continuado hasta hoy, y han estado presentes desde la antigüedad.

Según el volumen II de la Introducción a la Ciencia Espacial de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, se afirma que las visiones de los OVNIs parecen extenderse a lo largo ya de 47.000 años.

Uno de los testimonios más antiguos es el de los aborígenes de los montes Kimberley en Australia, quienes alegaban que sus dioses estaban relacionados con objetos voladores no identificados. Los dioses de los aborígenes trazaron sobre las rocas dibujos antropomorfos conocidos como Wandjinas.

La epopeya Mahabharata de la India habla de Maia, un constructor, ingeniero y arquitecto de los asuras, quien diseñó y construyó un gran habitáculo de metal, el cual fue trasladado hacia el cielo. Se supone que varias dedidades indias como Indra, Yama, Varuna, Kuvera y Brahma, también poseían aparatos metálicos y voladores.

También podemos encontrar algunas referencias a ovnis y seres extraterrestres en libros como el Popol Vuh de la cultura maya.

La Antigüedad nos ha legado muchos vestigios y construcciones que siguen sin explicación sobre sus creadores. El suizo Erich von Däniken, en su libro de 1968, Recuerdos del futuro, sostuvo que, en los inicios de la civilización, la Tierra fue visitada por naves espaciales tripuladas. Según él, estos seres se mezclaron con los habitantes de aquella época y llevaron a cabo la construcción de monumentos que hubieran sido imposibles para la tecnología de entonces, como las pirámides de Egipto, los moais de la isla de Pascua e, incluso, las líneas de Nazca. Es más, desde von Däniken, algunos ufólogos sostienen que la misma estrella de David que guio a los reyes magos hasta Jesús recién nacido fue un platillo volador.

Más información: Lugares para visionar ovnis (Parte 1)

Foto: Del más allá


Escribe un comentario