Origen y composición de los castillos feudales

Castillo feudal

En general, la Edad Media estuvo llena de padecimiento, pero esta época también dejó hermosos regalos para las generaciones futuras en forma de construcciones como los castillos, pero ¿por qué se construyeron? ¿Qué empujó a las gentes de la Edad Media a vivir en estas fortificaciones?

En la actualidad, los castillos no tendrían razón de ser, ya que se puede decir que vivimos en paz. Sin embargo, durante los siglos centrales de la Edad Media (del IX al XV), el sistema político predominante fue el feudalismo, el cual se caracterizaba por la descentralización del poder político.

Dado que no había un gobierno central fuerte (a diferencia de lo que sucede ahora), los señores feudales a menudo iban a la guerra unos contra otros, lo que hizo que empezaran a construir castillos con el fin de protegerse unos de otros.

Los castillos feudales consistían en un edificio central, conocido como torreón, en el cual vivían los nobles. Era la parte más segura del castillo, tanto para entrar como para salir, razón por la que también era allí donde normalmente se situaban las mazmorras.

Alrededor del torreón, había una gran zona conocida como el patio. Allí se levantaban una serie de edificios entre los que se encontraban tiendas de alimentos, el cuartel de los soldados y la capilla. Por último, los castillos eran rodeados de un muro alto y un foso profundo para dificultar la entrada de los atacantes.


Escribe un comentario