Origen e historia de los samuráis

 

Samurais

Desde el acontecimiento de shogunato en 1192 a la abolición de la casta samurái en 1877, esta elite militar japonesa ha presidido el país durante casi siete siglos. En primer lugar compartida con el emperador, y luego encarnada en las sucesivas dinastías de los shogunes, el poder de los samurais se convirtió en uno de los mitos fundadores de Japón.

Los samuráis formaban en el siglo X, una clase social bien marcada, que se caracterizaba por la propiedad de la tierra, la actividad guerrera y un estatus hereditario. Armados, estos grandes soldados inspiraban temor y respeto a los agricultores, mientras que la corte imperial, noble y refinada, estimando que la violencia era una fuente de sufrimiento, menospreciaba a estos guerreros sedientos de sangre, considerados como impuros.

Esta combinación de circunstancias permitió a los samuráis consagrarse libremente a sus actividades militares y establecer su reputación como guerreros. A mediados del siglo XII, estaban en su apogeo e hicieron una gran entrada en la escena política japonesa. En 1156, la muerte del Emperador Toba provocó una guerra, conocida como la Rebelión Hogen, entre las diferentes facciones de la nobleza.

Cuatro años más tarde, un segundo conflicto estalló alrededor de la cuestión del trono imperial: la Rebelión de Heiji. Ambas crisis pusieron en evidencia la debilidad de la corte imperial japonesa y el papel crucial de los samuráis en la resolución de estas disputas.

 


Escribe un comentario