Origen e historia de Halloween

Halloween

El término Halloween es la contracción de la expresión inglesa “All Hallows Eve” que significa “En vísperas de todos los santos”. Su origen se remonta a más de 2500 años bajo el nombre de la fiesta de Samain. Esta fiesta celta y gala se celebraba para acoger el nuevo año pero también a los espíritus de los difuntos.

Halloween encuentra su fuente en una fiesta ritual celta conocida bajo el nombre de Samain. En Gaélico actual, Samain se traduce por el mes de noviembre y simboliza el final del verano. Hace más de 2500 años, en Irlanda, Gran Bretaña y en el noroeste de la Galia, el año celta se terminaba a finales de octubre, una noche de luna llena. Para esa ocasión, se celebraba una fiesta en honor del nuevo año.

El año celta se compone de dos períodos: Una mitad comienza el 1 de noviembre en Samain y la segunda mitad el 1 de mayo en Beltaine. Debido al clima suave y húmedo, los países de Europa del oeste tienen sólo dos temporadas principales: el invierno y el verano. A finales del verano, el ritmo de vida de la comunidad evoluciona. En este período del año, los rebaños vuelven a los establos para ser protegidos del frío, y la comunidad abandona los trabajos agrícolas.

Para los celtas, el calendario es lunar y no solar como en el calendario gregoriano, es decir que las grandes fiestas no se podían celebrar en fechas fijas. En realidad, la fiesta de Samain se celebraba en la noche de luna llena más próxima. Así pues, por “comodidad” el día de Halloween se fija el 31 de octubre. El nuevo año permite abrir una brecha entre los vivos y los muertos, haciendo de Samain una fiesta muy especial.


Escribe un comentario