Martín Lutero: Primeros años del teólogo y reformista alemán

Martín Lutero o Martin Luther en alemán, tal vez hayas escuchado este nombre alguna vez, en tus clases de historia universal, mientras cursabas secundaria, pues por si no lo recuerdas, te contamos que este monje tuvo una gran importancia en la historia de la Edad Media.

Este fraile fue en sus inicios, seguidor de la idea de la salvación. Si narramos su biografía debemos mencionar que nació en la ciudad de Eisleben, en un pequeño pueblo llamado Sajonia en Alemania, allá por el año 1483 de la era cristiana.

Siendo aún un adolescente, a los 17 años, ingresa a la Universidad y cursa algunos estudios en Derecho, solo para darle gusto a sus padres pues no era su verdadera vocación. Cuenta la leyenda que Lutero decidió participar activamente de la vida monacal cuando invocó la ayuda de Santa Ana. Se dice que Lutero prometió que si salía vivo de una situación extrema, agredecería sirviendo a Dios.

¿Sabías que el joven Martin, a la temprana edad de 22 años vulneró a sus padres empezando a estudiar Teología en la universidad de Wittenberg? Sí, allí obtuvo la cátedra de la Sagrada Escritura y así mismo un doctorado en el año 1513.

Algo que llamó mucho la atención de Lutero y por la cual quedó aterrado en Roma, fue que en el año 1511, descubrió que para reconstruir la Basílica del apóstol San Pedro, hacía falta muchísimo dinero y se percató que los emisarios papales se encargaban de perdonar los pecados de la población a cambio de fondos monetarios, lo cual Martín lo consideró como un acto de corrupción por parte de la iglesia. Desde aquél entonces ya empieza a forjar sus ideas protestantes contra la doctrina cristiana y da forma a su pensamiento de Contrarreforma.

En aquél momento, es donde Lutero recuerda el mensaje de Cristo: “Mi casa es un templo de oración; pero, ustedes la han convertido en una cueva de ladrones”. Se sabe que Martin Lutero era fiel devoto de Cristo, por lo que él nunca quiso que se cometieran actos injustos por parte de la Iglesia Católica, es ahí donde empieza la doctrina paulina de la justificación por la fe y la consecuente reforma.

Es importante mencionar que al cumplir 34 años, Lutero se encargó de escribir 95 tesis en donde atacó e hizo protesta sobre el comercio ilícito que cometían las altas jerarquías sacerdotisas de absolver las faltas de los parroquianos a cambio de una permuta mercantilista.


Escribe un comentario