Mario Vargas Llosa, un literato con sabor a Perú, España y Francia

La constancia y dedicación por la literatura y el esfuerzo por obtener un mejor estilo de vida hizo florecer en Mario Vargas Llosa sus primeros cuentos recopilados en una obra al cual llamó “Los Jefes”, ahí logra ganar el premio “Leopoldo Arias” en 1959 a sus 23 años. Su carrera empezó a cobrar notoriedad en 1963 con la publicación de su novela “La ciudad y los perros”, en donde obtuvo el Premio Biblioteca Breve como también el Premio de la Crítica.

Después en 1967 publicó su magistral obra titulada “La Casa Verde”, en donde fue acreedor del Premio Internacional de Literatura Rómulo Gallegos.

Con el pasar de los años siguió publicando maravillosas obras tales como: “Los cachorros”, “Conversación en la Catedral”, “el estudio García Márquez Historia de un deicidio”, “Pantaleón y las Visitadoras”, “La Tía Julia y el escribidor”, “La Guerra del Fin del Mundo”, “La señorita de Tacna“, “Kathie y el hipopótamo”, entre muchas más.

En 1969, cuando este tenía 33 años una de sus terceras obras llamada Conversación en La Catedral fue publicada, en esenismo año Vargas Llosa publicó García Márquez una historia de un deicidio, esta obra fue hecha para su tesis doctoral en la Universidad de Londres, lo cuál al transcurrir el tiempo fue publicada como un libro.
Después de la obra Conversación en La Catedral, Vargas Llosa dejó a un lado los temas que abarcaban problemas políticos, y sociales. Fue así que el especialista en literatura latinoamericana de nombre Raymond Williams llama a su carrera literaria como una fase “el descubrimiento del humor”, uno de estos temas fue Pantaleón y las visitadoras publicada en el año 1973.


Escribe un comentario