Los tres tipos de discurso

El discurso del rey

Un discurso es una exposición oral realizada ante un auditorio mediante la que el orador se propone informar, persuadir o entretener. El enfoque que hay que darle es muy distinto en cada caso. En esta nota te explicamos en qué consiste cada uno.

Los discursos que informan conllevan explicaciones, informes, descripciones, aclaraciones, definiciones y demostraciones, como es el caso de las declaraciones en procesos judiciales, los informes de incidentes o las presentaciones.

Los discursos que persuaden tienen como propósito influir sobre el público para que realice una acción concreta o crea en algo. A menudo, se apela a la propia credibilidad, aunque también se pueden utilizar las emociones de la audiencia, la razón o la ética. Las recaudaciones de fondos, las entrevistas de trabajo y las campañas políticas suelen incluir este tipo de discurso.

Los discursos que entretienen satisfacen una necesidad social. El orador incluye detalles vívidos con el fin de crear una atmósfera divertida o relajada o ambas. La presentación de un premio y los discursos de jubilación entran dentro de esta clase de discurso.


Escribe un comentario