Los principales monstruos de la mitología griega (parte II)

Teseo contra el Minotauro

Teseo enfrentándose al Minotauro

Después de Argos, Cerbero, los Cíclopes y las Gorgonas, ahora es el turno de Hidra, el Minotauro, Escila, Caribdis y las Sirenas para completar nuestro repaso de los principales monstruos de la mitología griega.

Hidra: Era una serpiente enorme y venenosa con nueve cabezas. Destruirla era casi imposible, ya que por cada cabeza que le cortaban, surgían dos nuevas. Sin embargo, Heracles buscó a la criatura en su oscuro pantano y tuvo éxito en su destrucción.

Minotauro: Era un monstruo devorador de hombres cuyo rasgo más llamativo era que tenía cabeza de toro. El rey Minos lo tenía escondido en un laberinto en Cnosos, en la isla de Creta, donde lo utilizaba para asustar a sus enemigos. El Minotauro murió a manos de Teseo.

Escila y Caribdis: Estos poderosos monstruos marinos vivían juntos en una cueva marina. Escila tenía muchas cabezas de perro y se comía a los marineros vivos; Caribdis creaba remolinos, succionando y escupiendo agua de mar. Tanto Jasón como Odiseo consiguieron superar sus peligros en sus viajes.

Sirenas: Eran unas criaturas aladas gigantes con cabeza de mujer. Vivían en las rocas en el mar, donde su hermoso canto hacía que los barcos naufragasen. Odiseo tapó los oídos de sus marineros con cera para que pudieran navegar con seguridad más allá de las Sirenas.


Escribe un comentario