Los monumentos que conviene visitar en Roma

capilla-sixtina

La Basílica de San Pedro, en el Vaticano, en Roma. Se trata de la catedral de la ciudad, considerada como uno de los epicentros de la Iglesia Católica. La cúpula, obra de Miguel Ángel, no pasa desapercibida. Rodeada de quinientas columnas majestuosas, la sensación al contemplar esta cúpula es sorprendente.

El Coliseo, construido en el año 72 de nuestra era, es el mayor anfiteatro del mundo. Es célebre porque sirvió durante siglos como circo donde se desarrollaban combates entre gladiadores y animales salvajes. Hoy en día, se puede visitar y admirar este monumento grandioso, desde el exterior y también desde dentro.

El Foro Romano traza más de doce siglos de historia del Imperio Romano. El foro era el centro civil y político del Imperio. Se puede observar hoy en día los restos de la ciudad antigua. Son el testimonio vivo del modo de vida de los ciudadanos romanos en aquella época. Os aconsejamos una visita guiada para aprender mucho más.

La Fontana de Trevi es uno de los monumentos más célebres de Roma. Ésta adquirió su célebre fama gracias a una película de Fellini, la Dolce Vita. Esta fuente representa a Neptuno sobre un carro tirado por caballos marinos. Está en el origen de un canal que hace circular agua por toda la ciudad. Es una de las creaciones barrocas más visitadas de la ciudad.

La Capilla Sixtina fue construida en el siglo XV por el Papa Sixto IV. Sus muros están decorados con frescos, que son obra de los pintores del Renacimiento. Concretamente se puede admirar el célebre fresco del juicio final de Miguel Ángel.

El Panteón fue construido por Agripa en el año 27 antes de Jesucristo. Se trata de un templo que rinde homenaje a todos los dioses. Después de haber sido abierto y cerrado varias veces, fue convertido en el siglo VII en iglesia consagrada a la Virgen María y los mártires. Un agujero en el centro de la cúpula permite que entre la luz.


Escribe un comentario