Los grupos sanguíneos y el factor Rh

Glóbulos rojos

Existen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O. Cada letra se refiere a un tipo de antígeno, o proteína, que aparece en la superficie de los glóbulos rojos. Por ejemplo, la superficie de los glóbulos rojos de la sangre del grupo A presenta antígenos conocidos como antígenos A.

Por otro lado está el factor Rh, que divide a cada grupo sanguíneo en dos subgrupos: Rh positivo (Rh +) y Rh negativo (Rh-). Rh viene de Rhesus, otro tipo de antígeno, o proteína, que aparece en los glóbulos rojos de la sangre.

Los grupos sanguíneos son importantes de cara a las transfusiones de sangre. Cuando un paciente necesita una transfusión, debe recibir un tipo de sangre compatible con la suya. De lo contrario, los glóbulos rojos no se agrupan y se pueden producir coágulos que bloquean los vasos sanguíneos, causando la muerte.

Se considera al grupo sanguíneo O- como el “donante universal”, ya que puede ser donada a personas con cualquier tipo de sangre, mientras que el tipo AB + es el “receptor universal” debido a que las personas pertenecientes a este grupo pueden recibir cualquier tipo de sangre.

El tipo de sangre se hereda, al igual que sucede con otros aspectos, como, por ejemplo, el color de los ojos. Otro detalle curioso acerca de los grupos sanguíneos es que en ciertos países existe un tipo de sangre predominante. En China, más del 99% de la población tiene sangre Rh +.


Escribe un comentario