Los beneficios del hinojo

hinojo

Uno de los usos más extendidos del hinojo es para regular la menstruación. Gracias a los fitoestrógenos que la componen, esta planta actúa como un estrógeno natural, permitiendo tratar las irregularidades de las reglas. Igualmente, es muy eficaz en el tratamiento de los cólicos.

Gracias a su poder expectorante, el hinojo es ideal para tratar los problemas de bronquitis y para aliviar la tos. Igualmente, se utiliza para combatir los problemas gastrointestinales, tales como los ardores de estómago. Se puede realizar una infusión de granos de hinojo para disfrutar de todos sus beneficios.

El hinojo posee igualmente propiedades antioxidantes y diuréticas, y por lo tanto es ideal para combatir las enfermedades relacionadas con la retención de líquido, así como para mejorar la apariencia de la piel, reduciendo el brillo del rostro y el acné.

Igualmente, el hinojo es conocido por sus propiedades antibacterianas, que hacen de él un remedio natural ideal para combatir los problemas de alitosis, gingivitis, infecciones bacterianas y parásitos internos.

El hinojo posee ciertos aminoácidos esenciales que el cuerpo no produce por sí mismo. Entre ellos, destaca su alto contenido en alanina, esencial para garantizar el buen funcionamiento del sistema inmunitario y la arginina, esencial para que los tejidos puedan repararse correctamente y favorecer el crecimiento muscular.

Además de contener aminoácidos esenciales, el hinojo es rico en ácido ascórbico, oleico y linoleico, calcio y magnesio. De esta forma, esta planta es ideal para reducir la tasa de colesterol alta, impedir el desarrollo de una enfermedad cardíaca y regular la tensión arterial.

Para terminar, una de las aplicaciones más conocidas del hinojo es el colirio para los ojos. Es decir que su jugo ayuda a aliviar la irritación de los ojos, el glaucoma, los orzuelos, etcétera. Para ello, se debe presionar el fruto y empapar una gasa limpia para aplicarla delicadamente sobre los ojos.


Escribe un comentario