Latín, antecesora de las lenguas romances

En la actualidad el latín solo es el idioma oficial en el Vaticano, aunque su uso no es obligatorio en este país ubicado dentro de Roma. El latín también es usado con gran frecuencia en el campo científico, ya que es el idioma designado para nombrar a las todas especies (de cualquier índole) que se pueden encontrar en el planeta, esto es para no tener complicaciones a la hora de traducir el nombre de un mineral, planta o animal de un idioma a otro.

Otra manera en la que el latín sigue vivo es a través de algunas frases y proverbios que hasta el día de hoy son muy populares como por ejemplo: “Sui Generis” que significa único, “Et Cetera” o como lo conocemos actualmente etcétera, “De Facto” que viene a ser como decir “en serio”, entre otras frases que niegan quedarse en desuso.

Pero vamos a enterarnos de algunas cositas que tal vez no sabíamos, el latín tuvo origen en el lacio, antiguamente llamado Vetus Latium (“antiguo llano”).

El Latín es una lengua sintética a diferencia del castellano vamos con un ejemplo: en latí rosa se decía igual que el castellano pero si quieres decir de la rosa entonces cambia a ROSAEO para decir “con las rosas” se tenía que decir ROSIS. Actualmente sigue habiendo lenguas sintéticas como en Alemania.

¿Sabías que en Latín no existía la letra J, ni mucho menos las letras minúsculas?, esto es porque la J existen en nuestro idioma y fue sacado de la letra i latina que en el latín era utilizado como consonante.