Las frutas que no deben comer los perros

Perro

Una de las frutas más tóxicas para los perros es el aguacate. Por razón de su gran contenido en grasas vegetales y toxinas, esta fruta puede hacer daño grave a la salud cardiovascular del perro y reducir sus funciones pulmonares. También puede desarrollar problemas digestivos como vómitos, dolores de estómago, o incluso pancreatitis.

Las uvas son otra fruta que no deben comer los perros por sus efectos nocivos. Hoy en día, se desconoce cuál es la toxina concreta de su composición que no pueden tolerar, pero la ingestión de estas frutas produce daños sobre el hígado y sus riñones, pudiendo desarrollar una insuficiencia renal. De esta forma no se le pueden dar uvas al perro, ni pasas ni frescas.

Existe una serie de frutas con son buenas para el perro si se da únicamente la pulpa, pero cuyas pepitas y huesos pueden ser mortales para ellos. Es el caso de los melocotones, cuyo hueso contiene una cantidad elevada de cianuro para que el perro pueda digerirlo. Los huesos de todas las variedades de melocotones son tóxicos para los perros, razón por la que conviene retirarlos si vamos a darles esta fruta.

En la línea de las pepitas y huesos de las frutas, lo más tóxicos para los perros son los de las manzanas, los albaricoques, las cerezas, y las ciruelas sobretodo. Las manzanas y los albaricoques aportan una gran cantidad de nutrientes, minerales y fibras que completan perfectamente su alimentación, razón por la cual no es necesario eliminar estas frutas, basta con retirar el hueso y las pepitas, y sólo dárselos cortados en trozos.


Escribe un comentario