La verdad sobre el Santo Grial

 Grial

El Santo Grial corresponde a un elemento mítico descrito en la leyenda de Arturo como siendo el objetivo de la búsqueda de los caballeros de la tabla redonda. Desde el siglo XVIII, se asocia al Santo Cáliz o al Santo Grial.

Se trata pues del cáliz que contuvo la sangre de Cristo. Fue José de Arimatea, un personaje citado en el Nuevo Testamento, quien la habría recogido cuando Jesús bajó de la Cruz, después de su calvario.

Este mismo cáliz se asimila al que Cristo utilizó durante la Última Cena con sus discípulos. La primera leyenda que hace intervenir a José de Arimatea es la más conocida.

Esta leyenda inspiró a Robert de Boron, que relató la historia en verso a partir del “Evangelio según Nicodemo”. Siempre según esta misma leyenda, un hombre de Poncio Pilato o un simple ciudadano judío habría robado este objeto sagrado del Cenáculo. Luego se lo habría entregado al Gobernador.

En todo caso, lo que es común a todos estos relatos es que el Santo Grial es un objeto misterioso que nadie ha visto. En realidad tendría enormes poderes y sólo cumpliría su misión en manos de personas puras.


Escribe un comentario