La tragedia del Titanic

Titanic

El Titanic fue un transatlántico británico que se hundió en la madrugada del 14 al 15 abril de 1912, después de chocar contra un iceberg en el Atlántico. Más de 1.500 personas perdieron la vida durante el viaje inaugural de este barco, que ganó gran notoriedad por su descomunal tamaño, que lo convirtió en el transatlántico más grande del mundo.

Mensajes de advertencia fueron enviados al Titanic, que se dirigía a Nueva York desde Southampton, pero estos o no llegaron o fueron ignorados por los oficiales al mando. Otro factor que desempeñó un importante papel en la tragedia fue el hecho de que el barco no llevaba botes salvavidas suficientes, y muchos de ellos se echaron a la mar con sólo unos pocos asientos ocupados.

La baja calidad de los remaches utilizados en algunas partes de la nave tampoco ayudó a mantener el Titanic a flote el tiempo suficiente para que llegaran otros barcos en su auxilio. Un estudio reveló que si los remaches hubieran sido mejores, el mítico buque no se hubiera hundido tan rápidamente. Hay que recordar que pasaron menos de tres horas entre la colisión y el hundimiento.

Desde entonces, y con el fin de evitar tragedias similares, se promovieron nuevas medidas de seguridad en el mar, como el establecimiento de una patrulla para dar a conocer la ubicación de los icebergs y una regulación estricta sobre la cantidad de botes salvavidas que debe incorporar cada barco.


Escribe un comentario