¿La nariz se calienta cuando mentimos?

Pinocho

Según un estudio realizado por Emilio Gómez Milán y Elvira Salazar López de la Universidad de Granda, todos tenemos nariz de Pinocho. Sí, el estudio revela que si bien es cierto que la nariz no crece como en el cuento cuando mentimos, no se mantiene tal cual, y es que el órgano nasal se calienta cuando mentimos y se pone roja.

Al mentir, cambia la temperatura de la punta de la nariz, y al realizar un gran esfuerzo mental la temperatura en nuestra nariz desciende, y ante ataque de ansiedad, se produce una subida general de la temperatura facial.

De acuerdo al estudio, en el ámbito sexual, la excitación se presenta con un aumento de la temperatura en la zona pectoral y en la genital.

 

En el ámbito de los sentimientos, aquellas personas que tienen una empatía muy alta, si ven a sufrir a alguien, a través de descargas eléctricas en el antebrazo, se contagian y la temperatura de su antebrazo aumenta.

También han obtenido huellas térmicas en cuanto al baile, en el caso del flamenco por ejemplo, desciende la temperatura de los glúteos y aumenta la de los antebrazos.

Fuentes: El País, El Mundo

Foto: Tim Burton


Escribe un comentario