La invención del avión

 

Avion

Agnès Clément Ader, ingeniero francés y brillante inventor, es considerado uno de los padres de la aviación. Sin embargo, está lejos de ser el único que contribuyó al desarrollo de la aeronave, máquina que revolucionó el arte de la guerra, así como del transporte civil. Alberto Santos Dumont, los hermanos Wright u Otto Lilienthal fueron algunos de los que convirtieron en pocos años una mera utopía en una impresionante realidad: el hombre finalmente pudo desafiar a la naturaleza y volar.

Al observar el vuelo de los pájaros, Leonardo da Vinci inventó en el siglo XVI el concepto de la hélice, paracaídas y helicópteros y planeadores. La única fuerza motriz utilizable en aquella época era la de los músculos humanos. Por otra parte, el físico y fisiólogo italiano Giovanni Borelli concluyó en 1680 que el hombre era incapaz de volar por su cuenta: los inventores se volvieron hacia el diseño máquinas menos pesada que el aire, como los hermanos Montgolfier que hicieron volar el primer globo de aire caliente en 1783.

La historia de la aviación experimentó un punto de inflexión a principios del siglo XIX, gracias a los avances en los campos de la construcción y de la mecánica. Se planteó otra vez volar con aparatos más pesados que el aire, en sustitución de la fuerza muscular del hombre por la fuerza motriz de una máquina. Muchos experimentos se realizaron a continuación para perfeccionar diferentes máquinas voladoras. Fue en los últimos años del siglo XVIII, cuando el británico George Cayley estableció los principios de lo que sería la aviación.

 


Escribe un comentario