La invención de la escritura

Escritura

Unos 3400 años antes de J-C, los sumerios inventaron una forma de escritura primitiva para registrar las transacciones comerciales. La escritura cuneiforme, obtenida por la huella de cañas sobre arcilla húmeda, tardó varios cientos de años para evolucionar hacia un sistema más complejo. Sus usos se diversificaron, desde la consignación de los códigos de leyes y de las crónicas históricas, pasando por la redacción de textos religiosos y literarios.

Desde el primer milenio antes de nuestra era, las grandes civilizaciones mundiales pusieron a punto unos sistemas de escritura para la administración. Los primeros documentos escritos conocidos son unos inventarios de bienes. Descubiertos en tablillas de arcilla en Uruk, Mesopotamia, en el 3400 a. C. Más tarde, ciertos reyes relataron sus hazañas en monumentos de piedra, así como mitos y leyendas que se referían a creencias religiosas. Los sistemas primitivos de escritura utilizaban dibujos simplificados (pictogramas). Más tarde, evolucionaron en signos fonéticos más complejos.

Con ayuda de cañas puntiagudas, los escribas de Mesopotamia trazaban pictogramas sobre tabletas de arcilla húmeda que se secaban luego. Esta forma de escritura es llamada cuneiforme. Los egipcios escribían sobre el antepasado del papel, obtenido a partir de los papiros de las orillas del Nilo. En cuanto a los Chinos, grababan signos en huesos de animales. Los historiadores descifran muchas de estas escrituras, pero no todas.


Escribe un comentario