La importancia del perfume a la hora de seducir

seduccion

A pesar de que un perfume tenga un efluvio envolvente, sus efectos varían en función de la persona que lo lleva. Por eso, a la hora de seducir con vuestra fragancia, debéis elegir una que se adapte bien a vuestra personalidad y a vuestro tipo de piel.

Así es, el perfume es una mezcla de aromas que no reaccionan de igual forma en todas las pieles. A pesar de veros tentadas por tal o cual marca, bien porque sea conocida o por su fragancia exquisita, no conviene comprarla antes de haberla probado.

Cuanto más clara es vuestra piel, más posibilidades tiene de ser seca, y “aspirar” vuestro perfume. Por lo tanto, conviene optar por un perfume tenaz que dure más tiempo. Al hacer la elección, debéis tener en cuenta también vuestro físico. Por ejemplo, si sois más bien morena y tenéis la costumbre de llevar un maquillaje oscuro, es preferible poneros una fragancia de notas ligeras. En todos los casos, se puede optar por un perfume que refleje lo mejor posible vuestra personalidad.

Un perfume para seducir

Cuando os perfumáis, debéis evitar utilizar al mismo tiempo otros productos de belleza aromatizados. De esta forma, vuestra fragancia se distinguirá mejor. Si aplicáis al mismo tiempo un velo de cuerpo perfumado, debéis prestar atención a que huela igual que vuestro perfume. Por el contrario, más vale llevar únicamente este último.

Evitad, además, abusar del desodorante, o utilizar previamente un gel de ducha con notas especiadas, mientras que debéis llevar un perfume de notas florales, por lo tanto más suave.

Y finalmente, con el fin de seducir a vuestro amante, debéis perfumaros las zonas sensuales del cuerpo: el cuello, detrás de las orejas, los tobillos, las muñecas y el pliegue de los brazos.


Escribe un comentario