La historia del cacao y del chocolate

chocolate

Descubierto por el pueblo maya que le atribuye poderes divinos y calmantes, y con propiedades de fertilidad, el cacao se cultiva en América Central y en Méjico desde hace más de 3.000 años. Las semillas, una vez tostadas y molidas, los mayas y aztecas las mezclaban con agua, añadiendo especias como vainilla, pimienta, canela para confeccionar una bebida llamada xocoatl. También sirvió como moneda de cambio y para la compra de esclavos.

Hernán Cortés en su conquista de Méjico en 1519, recibió del emperador Moctezuma una bebida de cacao que escribió “cuando se bebe, se puede viajar durante todo el día sin cansancio y sin comer otro alimento”. Cinco años más tarde, envió a Carlos V un cargamento de semillas de cacao. Esta bebida a la que se le añadió miel se hizo muy popular en la corte y las grandes familias. Carlos V hizo entonces del cacao un monopolio estatal.

Durante las guerras de religión, los protestantes establecieron un gran contrabando con este valioso producto para destruir el monopolio de Carlos V. A partir de 1600, el chocolate fue apareciendo gradualmente en todos los países europeos: Francia, Italia, Alemania, o Inglaterra.


Escribe un comentario